Temporada 2010



La Sala Mayor (fotografía gentileza de Ernesto Grasso)

El Teatro del Libertador San Martín
celebra su 119° Aniversario


Abierto el 26 de abril de 1891, el Coliseo Mayor de Córdoba celebra sus 119° años de vida.
En este marco, la Banda Sinfónica de la Provincia, el Coro Polifónico de Córdoba y solistas de solvente trayectoria ofrecen en una versión concierto una selección de arias y coros de la zarzuela cómica “Luisa Fernanda”, bajo la dirección general de Oscar Gálvez Vidal, en dos funciones los días viernes 30 de abril a las 21,30 y domingo 2 de mayo a las 19.

La obra
Estrenada en 1932, “Luisa Fernanda” está considerada una obra cumbre del repertorio de zarzuela; de hecho es el título con más representaciones a lo largo de la historia. La música es de Federico Moreno Torroba y el libreto es de Federico Romero y Guillermo Fernández Shaw.
La acción tiene lugar Madrid y se desarrolla en los últimos tiempos del reinado de Isabel II (1833 a 1868). En medio de las luchas políticas que marcan los años postreros del reinado, se presenta una historia de amor que no está exenta de las fricciones de su época. El ideario revolucionario y la lealtad al monarca chocan y se enredan detrás de los vaivenes de una pasión, que entrelaza a Luisa Fernanda, Javier y Vidal Hernando.

Protagonistas
Los roles protagónicos son: Luisa Fernanda (Mónica Becerra –30- y Cecilia Alessio -2-, Carolina (Alejandra Tortosa -30- y Maricel Buono -2-), Rosita (Gioia Falco –30- y Mariana Miranda -2-), Mariana (Inés Brusco -30- y Alejandra Allarangue -2-), Vidal Hernando (Mario Rossi -30- y Marcelo Merlo -2-), Javier (Gerardo Martínez) y Nogales (José Luis Moreno -30-).

Localidades
En la boletería del teatro (Av. Vélez Sársfield 365; lunes a sábado de 9 a 21 y domingo de 15 a 21), a los siguientes precios: platea 20, cazuela 15, tertulia 10 y paraíso 5 pesos; palcos para cuatro ubicaciones 80 pesos.


Síntesis de una larga historia
La ciudad de Córdoba celebra este mes un aniversario especial: la inauguración, el 26 de abril de 1891, del “Teatro Nuevo” o de la “calle Ancha”, como popularmente se llamaba al Teatro del Libertador General San Martín.
Forjado en el impulso renovador de su tiempo, en una sociedad destinada a cambiar su fisonomía para dejar atrás el espíritu de aldea y convertirse en una ciudad, la obra abriría una “nueva escena de estímulos intelectuales”, sería una “escuela de útil enseñanza” y “un monumento de ornato destinado a embellecer la ciudad”, tal como el gobernador Ambrosio Olmos indicó, el 17 de mayo de 1887, en su discurso ante la cámara de representantes.

Entre sus promotores se encuentra Ramón José Cárcano, hijo del músico y compositor Inocente Cárcano quien contribuyó de manera sustancial al desarrollo de la música desde su estancia en esta parte del mundo (1849). Su hijo sólo tenía 27 años de edad y era ministro de Gobierno de Ambrosio Olmos; años más tarde será elegido dos veces gobernador de Córdoba, fue diplomático argentino en Brasil, y escribió libros de historia argentina.
El teatro iba a ser construido en un solar ubicado en la esquina de Sucre y 9 de Julio. Aunque finalmente se decidió su locación sobre un terreno fiscal, contiguo a donde funcionaba la Aduana, después la Casa de Moneda y por entonces un cuartel.
El diseño quedó en manos del ingeniero italiano Francisco Tamburini, cuyo nombre quedará plasmado en otros edificios emblemáticos de la ciudad, como la sede del Banco Provincial y el Hospital de Clínicas. Tamburini ocupó la jefatura del departamento Arquitectura de la Nación, diseñó también el nuevo edificio del Teatro Colón y culminó la obra de la Casa Rosada de Buenos Aires. El arquitecto José Franceschi es designado, el 17 de junio, para dirigir la construcción del nuevo coliseo.
Mientras que se jalonaba a buen ritmo la aparición del imponente edificio en el horizonte de la ciudad, el escenario de la vida cultural seguía pasando por el Teatro Progreso (abierto el 15 de abril de 1877), el Teatro Edén (en Pueblo San Vicente, inaugurado el 10 de julio de ese año) y en el tablado del Teatro Argentino (abierto el 10 de agosto de 1889).
Arturo Nembrini Gonzaga realizó las pinturas de las salas y vestíbulo, y cinceló el grupo de estatuas sobre el ático, el alto relieve sobre el mismo remate del frente. Nembrini Gonzaga había nacido en Roma, Italia, y por los avatares de la vida se estableció en el barrio General Paz, su rúbrica también quedó como testimonio de una época en la decoración del edificio del Banco de Córdoba.
La obra estaba culminada para el año 1890, pero la crisis económica y las luchas políticas que desencadenaron la llamada Revolución del Parque, postergaron su inauguración.
Finalmente, el Teatro Nuevo abrió el 26 de abril de 1891, con una función a beneficio que tuvo como protagonistas a una orquesta de jovencitas que interpretó un repertorio sinfónico.
Transcurridos los primeros meses desde su apertura, el coliseo aún no había sido formalmente bautizado. En su andar, se realizaron fiestas patrias a cargo de algunos colegios, la zarzuela subió a escena de la mano de la compañía de Ricardo Ferrandiz y Felipe Abella, se interpretó “La Marsellesa”, el 20 de julio, en una función a la asistió el gobernador Eleazar Garzón (“tomaba mate con la mayor naturalidad del mundo, en el magnífico palco del gobierno”, según apunta el diario La Libertad), hasta que el 23 de agosto se celebra en el escena mayor el nacimiento del Centro Universitario.
Al día siguiente, el diario La Libertad dio cuenta de aquel acto que tuvo lugar en el Teatro Rivera Indarte, según lo bautizó el diario. Por mucho más, así será denominado, hasta que 1950 cambió el nombre por el de Teatro del Libertador General San Martín.

El teatro es una de las joyas del patrimonio arquitectónico e histórico de Córdoba, fue declarado Monumento Histórico Nacional (1991). Representa una seña de identidad que a lo largo de sus 119 temporadas ha albergado expresiones excelencia de la lírica, el canto, la danza, y el teatro.
Es hoy un mundo dentro de la ciudad, por el pasan a diario músicos, cantantes y bailarines dado que el teatro sirve de asiento para los cuerpos oficiales (Orquesta y Banda sinfónica, Ballet Oficial de la Provincia, coros Polifónico y de Cámara, y Orquesta Provincial de Música Ciudadana), y a su vez alberga el Seminario de Canto, el Seminario de Danza Clásica Nora Irinova y La Orquesta Académica Juvenil.
El coliseo atesora además un capítulo en la historia de la cultura de Córdoba, que se conserva, mediante documentos y programas de época, en el Museo del Teatro y de la Música “Cristóbal de Aguilar”, sitio de referencia creado en 1970 por iniciativa de Efraín U. Bischoff, Víctor Manuel Infante y Carlos Luque Colombres.

Entradas populares de este blog